Seguidores

miércoles, 12 de enero de 2011

Venganza

 Ayer a la noche escribí esta pequeña historia, disfrutenla.
Un día, un niño de ocho años, que venía de una familia muy pobre, fue a pescar con su padre .
 Estaban los dos, muy tranquilos, sentados en una canoa, uno de espalda al otro.
 De repente se asomó un pez de entre las aguas.
 -Hola, niño-Susurró el pez.
 Martín (el niño) se quedó boquiabierto....Sin aliento. Empezó a tocar a su padre por la espalda para hacer que mirara a ese pez parlante.
 -¡Ya basta Martín! Casi pesco otro-Y empezó a tirar de la caña de pescar.
 Martín logró recuperar el aliento.
 -Pero papá...Mira, habla, el pez habla-
 El pez se sumergió.
 -¡Qué tonterías dices!-Le dijo su padre, sin mirar siquiera.
 El pez volvió a asomarse.
 -No le digas nada a tu padre-El pez se sumergió para tomar “aire” y volvió a salir a la superficie-Saca a todos los peces de esa cubeta, son mi familia y amigos-
 El niño negó con la cabeza, le temía mucho a su padre.
 -Te propongo un trato, si tu los liberas, yo te guiaré hasta un tesoro que está en las profundidades-
 El niño volvió a negar con la cabeza.
 -Entonces ahórrate el miedo y mata a tu padre. Los liberas y nadie te retará-
 -¡Nunca lo mataría!-Gritó Martín
 -No grites-Le dijo el pez.
 -Hijo, si no los matas, ¿Qué cenaremos? Ten coraje-Dijo Fernando, pensando que hablaba de los peces.
 -Solo inténtalo-Insistió el pez.
 Martín tomó la cubeta. Su padre se volteó rápido y le dijo:
 -Si vuelves a tocar esta cubeta, te corto la mano-Y siguió pescando.
 -Lo siento pececito, pero ni sueñes que voy a matar a mi padre para salvar a tu familia-
 -Oye niño, tu vida no es buena, no tienes dinero, no tienes casa, no tienes educación, no tienes amigos, no tienes comida y lo más importante....No tienes el amor de tus padres, son siempre tan crueles contigo-Dijo el pez.
 -Mis papás me aman, no están conmigo porque siempre están trabajando-Martín empezó a llorar.
 -¡VAMOS HIJO! Se valiente, no vas a llorar porque no te animas a matar a un pez...¿No?-Dijo su padre, completamente ajeno a lo que estaba pasando.
 -Si tus padres trabajaran no vivirías así. Cuando ellos salen no van a trabajar, van a verse con sus amantes y tu no eres su hijo, eres adoptado y ellos NUNCA te dijeron la verdad, te han mentido todo este tiempo-El pez lo miraba con cara maligna, tratando de convencerlo.
 Martín lloró más fuerte.
 El pez se sumergió,y cuando salió trajo un cuchillo y se lo extendió al niño.
 -Estas sucio, siempre llevas la misma ropa, nunca nadie se enamorará de ti...Pero si lo matas, te guiaré hasta el tesoro y seras rico para siempre-
 Martín paró de llorar. No podía evitar verse atraído hacia esa oferta, después de todo, toda la vida fue maltratado. Al principio no tuvo coraje para matarlo, y además no tenía razones, pero ahora no se trataba de salvar a la familia del pez, si no de vengarze de su padre.
 -No lo mataría por tu familia-
 -No pienses por qué lo harías, piensa por qué no lo harías-
 Martín pensó en todo lo que le había dicho el pez y tenía razón. Él tomó el cuchillo. Respiró hondo y....Clavó el cuchillo en la espalda de su padre.
 -¡Aaaaaaaaaay!-Gritó de dolor, mientras corría sangre por su cuerpo. Se recostó en la canoa, y quedó boca arriba, cuando miró a su hijo con el cuchillo.
 -Martín...¿Qué haces?-Dijo casi sin aliento, mientras se retorcía de dolor.
 -¡Luchando por una vida mejor!-Y clavó el cuchillo en su corazón. Luego arrojó su cuerpo al mar.
 Martín agarró la cubeta y arrojó al mar a todos los peces.
 -¡Llévame hasta el tesoro!-
 El pez y Matías se adentraron en el mar.
 -Para aqui-Le dijo el pez-Bájate de la canoa y nada hacia lo profundo....Te esperan grandes riquezas-
 Y Martín lo hizo.
 Luego de mucho esfuerzo volvió a la superficie con un gran tesoro.
 Martín volvió a su “casa” (lugar en el medio de la nada donde había dos colchones).
 -Hola hijo, ¿Dónde esta tu padre?-Dijo su madre cuando lo vio llegar-Wow! ¿Qué es eso?-Se abalanzó sobre el tesoro.
 Él la apartó, se sentó en un tronco y dijo:
 -Sé cosas, madre-
 -Jaja, si solo tienes ocho años, ¿Qué sabes?-Se rió su madre.
 -Sé que ustedes no son mis padres, sé que no tienen trabajo, sé que tienen amantes...-
 La madre lo miró impresionada, no sabía qué decir.
 -¿Dónde está tu padre?-Preguntó con cara preocupada.
 -Está en el fondo del mar-Le respondió Martín, mientras sacaba el cuchillo de su bolsillo.
 -Martín, no sé qué pasa contigo, ¡Exijo una explicación!-Miraba temerosa el cuchillo.
 Martín se levantó, listo para matarla. Ella salió corriendo, pero el fue tras ella. Su madre le llevaba mucha ventaja, pero resbaló y se dobló el tobillo. Martín aceleró el paso y llegó hasta donde estaba.
 -¡Por favor, no!-Gritó ella-¿Por qué haces esto? ¿Porque tu padre y yo no nos amamos? ¿Porque nunca te dijimos que no eras nuestro hijo? No a todos los niños les dicen que son huérfanos. Tampoco es fácil conseguir trabajo, no es nuestra culpa-
 -Lo ago porque me ocultaron la verdad y porque nunca se hicieron cargo de mi. En vez de salir todas las mañanas a buscar trabajo, iban a besarse con sus parejitas.... Y principalmente hago esto para vengarme-Estaba acercando el cuchillo a su pecho.
 -No sabía que un niño de ocho años llegara a ser tan inteligente, y tampoco sabía que tu eras capaz de matar, saliste igual que tu padre biológico....Espera, eso no lo sabías ¿No?. Terminaste en el horfanato porque tu padre era un asesino, y como tu madre murió, era el único a cargo de ti-
 Martín comenzó a llorar y bajó el cuchillo.
 -¿Cómo sabías lo de nuestros amantes y todo lo demás?-
 -Eso no importa-Ya no aguantaba más, y quería terminar con todo lo que estaba pasando. Tomó el cuchillo de nuevo y se lo clavó en el corazón.

 Pasaron los meses y lo único que cambió fue que tenía comida suficiente, que tenía más ropa, pero....¿Qué podía hacer un niño de ocho años con tanto dinero?

Asi que se quedó solo, oculto en ese bosque.

 Pasaron tres años y la soledad lo volvió loco, asi que decidió matarse.


 Es violento, pero espero que les haya gustado.

3 comentarios:

  1. UUUU! que genial!
    Girl

    ResponderEliminar
  2. tengo un hijo de ocho años y me dió un poco de cosa ufff !!

    un beso.

    ResponderEliminar

About me